Firme a los lineamientos que implica la contribución de evidencia en cualquier secuencia fáctica, enfocada al tema probatorio y la determinación de cualquier conducta o situación; partiremos de la siguiente frase para abrir el argumento con respecto a la investigación en Colombia y su relación con la no reparación integral de la víctima en toda su plenitud: “Solo el estudio meticuloso, sistemático, técnico y científico nos conduce directamente a conclusiones totalmente objetivas y por ende a determinar la verdad”.

Una verdad absoluta que debe conducirnos directamente a una justicia real y reparadora, que lamentablemente en Colombia se ve afectada por la falta de integridad, pasión, tecnicismo y una correcta elaboración del método científico que permita realizar procedimientos minuciosos, sistemáticos, garantizando así, una trazabilidad y confiabilidad en el proceso, ligadas al principio de Autenticidad de la Cadena de Custodia.

Lo anterior, no permite que las evidencias que son recolectadas y se aportan en un proceso, sean de gran auxilio en materia del derecho y poder demostrar en un caso puntual, cuáles son las condiciones o situaciones que puede padecer una víctima, luego de verse involucrada en un evento desafortunado como lo es un accidente de tránsito. Sabemos que es un hecho involuntario, pero que no exime de la responsabilidad indemnizatoria y por ende el pago de un daño emergente, lucro cesante y los perjuicios morales.

La problemática no radica en la dificultad para cuantificar conforme al criterio de equidad, todo lo referente con la indemnización, aun cuando sabemos que no se está teniendo en cuenta los rubros difíciles como (gastos de adaptación de vivienda, gastos de adaptación de vehículos, ayuda de tercera persona), que son considerados como un daño emergente indemnizable para las víctimas, las prótesis etc., sino, en poder probar realmente que estos rubros fueron necesarios y además una consecuencia colateral del evento que desencadenó un cambio considerable en el estilo de vida de la víctima. Sería de gran manera beneficioso y de un carácter reparador, si estos rubros difíciles se pueden tener en cuenta, ya que las víctimas terminan con unos perjuicios que son derivados del accidente y que nunca se han tenido en consideración al momento de la indemnización.

Bajo los parámetros de la Ley de víctimas y en el caso de las personas que no posean estos bienes, sean vivienda o vehículo, se hace estrictamente necesario poder acceder a ellos y así cumplir con el mérito indemnizatorio real, considerando que la víctima no posee estos bienes, realmente el asegurador se beneficiaría en gran manera, considerando que no se puede acceder a una mejora o adaptación, tal sea de vehículo o de vivienda, para mejorar la calidad de vida de la víctima mientras se encuentra en el estado de gravidez.

En este sentido, es muy interesante el tema de las amas de casa en Colombia, considerando el manejo y trato digno de los demás países desarrollados, con respecto al lucro cesante, y que no se tome esta ocupación como algo sin valor o significado, considerando que la ama de casa, dirige el hilo conductor de las buenas costumbres en los hogares colombianos. Es de tener en cuenta, que no es un secreto que esta ocupación merece un mayor desgaste al momento de comparar con las demás profesiones y ocupaciones.

Es importante considerar la pérdida en materia de contribución al desarrollo de la vida familiar ya que desconoce el valor real de su aportación a la comunidad, esto sería considerar una justicia no equitativa y discriminatoria. Retomando el problema inicial y considerando el tema de ser hacer realidad el reconocimiento de los rubros difíciles en el daño emergente, es de mayor importancia mejorar el sistema judicial en Colombia, ya que, en el este sustento probatorio nunca se va poder considerar la Prueba como tal y en vista que la misma demuestra la existencia o inexistencia de un hecho y probarse de manera fáctica, se hace totalmente necesario un buen trato, manejo de la evidencia, basado en el principio de Autenticidad, lo que indica que deben ser detectadas, fijadas, recolectadas, embaladas y rotuladas de manera técnica y profesional.

Sin un buen manejo del elemento material probatorio, jamás nuestras decisiones podrán ser objetivas y por lo tanto nunca alcanzar una Justicia reparadora en toda su plenitud y verdadera.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
En este artículo

“Solo el estudio meticuloso, sistemático, técnico y científico nos conduce directamente a conclusiones totalmente objetivas y por ende a determinar la verdad”.